Hábitos para después de hacer ejercicio


Obtén mejores resultados en tus rutinas de entrenamiento con estos tips para después de hacer ejercicio

Aún no terminas tus rutinas de ejercicio y ya estás recorriendo mentalmente la lista de todas las cosas que tienes que hacer en cuanto pares de entrenar. Llevar a los niños a la escuela, preparar la comida o todos los pendientes que te esperan en la oficina. ¿Relajarse? ¡Quién tiene tiempo!

Sin embargo, los hábitos saludables no terminan con el entrenamiento. Todavía hay algunos pasos para después de hacer ejercicio que te ayudarán a tener una vida más saludable.

Aquí hay algunos consejos que puedes seguir después de hacer ejercicio.

1. Enfriar

Si detienes repentinamente tu entrenamiento puedes sentirte mareada o con un bajón de energía. Recuerda que cuando haces ejercicio tus vasos sanguíneos se dilatan. Por lo tanto, tu cuerpo necesita tiempo para que los vasos sanguíneos vuelvan a la normalidad. Lo ideal es que vayas reduciendo la intensidad de tu rutina o de los ejercicios en casa conforme se vaya acercando el fin de tu entrenamiento, de forma que tu respiración regrese a su ritmo normal y no te sientas tan agitada.

2. Ejercicios de estiramiento

Es muy importante que dediques tiempo a estirar después de entrenar. Te costará menos trabajo hacer ejercicios de estiramiento mientras el músculo todavía está caliente, pues son más elásticos y flexibles. A medida que el músculo se enfría, se contrae y puede hacer del estiramiento algo incómodo.

Los ejercicios de estiramiento te ayudarán a disminuir el dolor, acelerarán el proceso de recuperación de tus músculos, relajará la tensión del entrenamiento y aumentará su rango de movimiento.

3.Hidrátate

Después de hacer ejercicio debes reponer todas las sales minerales que hayas perdido con el sudor del entrenamiento, lo ideal es tomar agua. Así ayudas a tu cuerpo a aumentar su flexibilidad, hidratas y recuperas la fuerza de tus músculos. Además de nivelar la temperatura de tu cuerpo. Y aunque es importante hidratarse después de sudar, evita las bebidas deportivas, a menos que hayas tenido un entrenamiento largo e intenso y requieras la reposición de electrolitos.

4.Buena alimentación

Llevar un plan de entrenamiento o hacer rutinas de ejercicios en casa no quiere decir que después podamos comer lo que sea. Parte de llevar una vida saludable es mantener una buena alimentación y aunque la actividad física nos ayuda a llegar a nuestros objetivos, es muy importante elegir muy bien lo que comeremos después de hacer ejercicio.

Al concluir tu entrenamiento, elige snacks que contengan menos de 250 calorías y que contenga de 10 a 20 gramos de proteína y de 30 a 40 gramos de carbohidratos si has estado haciendo ejercicio durante una hora o más. Si tu entrenamiento fue solo una sesión rápida, puedes comer un snack más ligero.

También es importante preparar tus comidas de forma adecuada, un excelente aliado para preparar platillos balanceados es Nutrioli Spray, con sólo 5 calorías por disparo, reduce y controla las calorías en todos tus platillos.

Si no sabes muy bien que snacks puedes comer, te compartimos aquí algunas opciones.

5.Haz ejercicios de respiración

También es importante que relajes tu cuerpo después de hacer ejercicio, para ello puedes ayudarte de algunos ejercicios de respiración y volver a la frecuencia cardiaca en reposo.

Puedes realizar respiraciones profundas. Debes tomar aire por la nariz, mantenerlo en los pulmones y finalmente exhalar con suavidad por la boca. Cada paso debe durar unos 4 segundos.

6.Deja que tu cuerpo se recupere

Con esto queremos decir, que no es necesario programarte dos sesiones de entrenamiento o hacer una rutina de ejercicio intensa al siguiente día. Más no siempre es mejor, es necesario que le des tiempo a tus músculos para que se recuperen. Mezcla tus entrenamientos, para fortalecer diferentes músculos en diferentes momentos y tengas sesiones más ligeras.

7.Báñate en el momento adecuado

Después de hacer ejercicio lo primero que hacemos es correr a la ducha y esto puede que no sea la mejor opción. Recuerda que al ejercitarnos nuestro cuerpo se calienta y es necesario que le permitamos regresar a su temperatura normal antes de bañarnos.

Lo primero que te recomendamos hacer es quitarte la ropa sudada, dejar que tu cuerpo se aclimate y después tomar un baño con agua ligeramente fría para ayudar a tus músculos en su recuperación.

Para Nutrioli lo más importante es tu bienestar, esperamos que estos tips para después de hacer ejercicio te ayuden a complementar tu rutina. Recuerda que puedes encontrar muchos artículos como este en Nutrioli.com

Comments

comments


Te invitamos a leer estos consejos saludables

Cómo sentirte ligera y saludable este verano

Consejos Saludables

8 cosas que debes evitar al comenzar una dieta para bajar de peso

Consejos Saludables

Conoce los beneficios de cocinar con aceite en spray

Alimentación saludable

El DHA, un nutrimento esencial para tu embarazo

Consejos Saludables

Ejercicios para los peques en casa

Consejos Saludables

Mindfulness – conciencia plena para decir adiós al estrés

Consejos Saludables