Alimentación para bebés de 0 meses a 2 años


Qué considerar en la alimentación para bebés

Conoce la alimentación ideal para tu bebé durante sus dos primeros años de vida.

Una buena nutrición durante los primeros 2 años de vida es vital para un crecimiento y desarrollo óptimos. El inicio temprano de buenas prácticas de nutrición puede ayudar a los niños a desarrollar patrones dietéticos saludables.

Durante el primer año de vida los bebés triplican el peso con el que nacen, para crecer tanto necesitan muchos nutrientes.

Esto es lo que debes de considerar para la alimentación tu bebé

OMS recomienda que la lactancia materna exclusiva es la mejor alimentación que puedes dar a tu bebé durante sus primeros 6 meses de vida, pues les proporcionará las proteínas, grasas, carbohidratos, vitaminas y minerales que necesita, a partir de los seis meses comienza la introducción de alimentos apropiados y seguros para él, pudiendo continuar con el mantenimiento de la lactancia materna hasta los 2 años o más.

Es importante destacar que durante la lactancia tu bebé obtendrá el DHA y ácidos grasos Omega 3 de la leche materna, estos nutrientes son esenciales para su desarrollo. Por eso se recomienda a las madres que cumplan un aporte adecuado de DHA en su alimentación, consumiendo pescados, frutos secos e incluso algún suplemento que complemente su dieta.

Una forma práctica de incluir este nutrimento en tu alimentación durante el embarazo y la lactancia, es cocinar con Nutrioli DHA. En este artículo puedes encontrar más información sobre la importancia del DHA en estas etapas.

Al llegar a los 6 meses de edad, la lactancia por sí sola ya no es suficiente para satisfacer todas las necesidades del bebé y por tanto es necesario que se vayan incluyendo distintos alimentos y líquidos además de la leche materna.

¿Qué es la alimentación complementaria

Cuando el bebé ha llegado a los 6 meses de edad, es momento de introducirlo de forma gradual a una dieta semisólida y variada, con sus primeras papillas para bebés de frutas y verduras cocidas. A este proceso se le conoce como alimentación complementaria.

Al presentarle alimentos nuevos a tu bebé, recuerda probar uno a la vez y esperar al menos tres días antes de probar otro alimento. De esta manera, podrás verificar si desarrolla alguna alergia o reacción.

También se recomienda introducir primero las verduras antes que las frutas, para asegurar la aceptación de las primeras.

Entre los alimentos para bebés de 6 meses que son ideales, se encuentran: la zanahoria, las papas y calabazas, de las frutas puedes elegir entre el plátano, manzana y pera cocida, también puedes introducir el maíz y arroz bien cocido y el agua simple como bebida.

Entre los alimentos que es mejor evitar están: el trigo, gluten, frutos secos, cacahuates y derivados, semillas, hígado, huevos, pescado, mariscos, leche de vaca y quesos blandos o sin pasteurizar.

Cada bebé es diferente, es muy importante la orientación de tu pediatra y/o Nutriólogo para lograr una alimentación complementaria exitosa.

A partir de los 8 y hasta los 12 meses de edad, la leche materna o de fórmula se debe suministrar de 3 a 4 veces al día. No se recomienda la leche de vaca para niños menores de un año.

En esta edad, el bebé está listo para ingerir alimentos más sólidos, picados y desmenuzados. Puedes comenzar con pedacitos de carne y pollo finamente picados. Al igual que con las frutas y verduras, te recomendamos irle presentando un tipo de carne a la vez para detectar cualquier reacción en su organismo.

Los alimentos que se deben evitar en esta etapa son aquellos que puedan causar asfixia, como trozos o rodajas de manzana, uvas, bayas, pasas, cereales en hojuelas, salchichas, mantequilla de maní, palomitas de maíz, nueces, semillas, caramelos redondos y verduras crudas.

En esta etapa es importante que el pequeño explore su comida, dejar que juegue con su comida, se ensucie la cara e incluso que te ensucie a ti, es una manera de ayudar a que la conozca, la acepte y trasmitirle que la hora de la comida es un momento de disfrute y aprendizaje.

Cuando un bebé ya ha festejado su primer cumpleaños, su horario y alimentación comienza a parecerse al de un adulto, ya que los niños de esta edad comienzan a hacer 3 comidas al día.

A partir del primer año el niño ya tiene más definido su gusto por intentar nuevos sabores y texturas, además de que comenzará a mostrar sus preferencias, por lo que puedes intentar hacer versiones de comidas familiares adaptadas a esta etapa, como estas deliciosas albóndigas de pollo

Desde los 12 y hasta los 24 meses en adelante una alimentación saludable para niños estará definida por la variedad y el equilibrio, se debe procurar incluir diariamente alimentos de los diferentes grupos: cereales, frutas, verduras, leche y productos lácteos, carnes y grasas saludables.

Las comidas para bebés de un año y más grandes que se deben evitar son: la sal, las especias fuertes y los productos con edulcorantes, cafeína, incluidos los refrescos, el café, el té y el chocolate.

A partir de los 2 años, los pequeños comenzarán a comer prácticamente lo mismo que come la familia, por ello es muy importante vigilar la nutrición familiar e incluir alimentos saludables para el desarrollo de los más pequeños y al mismo tiempo cuidar la salud de toda la familia.

Lo más importante respecto a la alimentación para tu bebé, es darle los nutrimentos que necesita en cada etapa de su crecimiento para lograr un desarrollo pleno.

Recuerda que puedes cocinar con Nutrioli DHA para incluir DHA en tus platillos, este nutrimento favorecerá al desarrollo y aprendizaje de tu hijo. Inclúyelo en tu alimentación de todos los días.

Comments

comments


Te invitamos a leer estos consejos saludables

Conoce el plato del buen comer

Alimentación saludable

Conoce 3 recetas con Oli de Nutrioli Spray

Alimentación saludable

5 beneficios saludables del Aceite de Oliva

Alimentación saludable

¿Usas el aceite de forma correcta?

Consejos Saludables

Grasas buenas, esenciales Omega 3 y 6

Alimentación saludable

5 recetas ricas en Omega 3 para favorecer tu salud cardiovascular

Alimentación saludable