¿Cuánto tiempo se recomienda que dure la lactancia materna?


Conoce algunas recomendaciones sobre el tiempo de lactancia

La decisión de amamantar y la duración de la lactancia materna, es una decisión personal que cada madre debe tomar, aunque habrá muchas opiniones de familiares y otras madres, hay que considerar que es un proceso que cada una vivirá de forma diferente.

Hay muchas interrogantes alrededor de la lactancia materna, una de las grandes preguntas es: ¿cuánto tiempo debe durar el periodo de lactancia materna? La respuesta a esta pregunta es igual a la de si amantar o no, es una decisión totalmente personal.

De forma generalizada expertos en medicina y la Organización Mundial de la salud (OMS) recomiendan la lactancia materna exclusiva (es decir, sin otros líquidos y sólidos) desde del nacimiento y hasta los 6 meses de edad, para después dar paso a la lactancia complementaria en donde se incluirán otros líquidos como el agua natural y alimentos sólidos hasta los 2 años o mientras la mamá y el bebé lo deseen.

¿Por qué se recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses?

En la leche materna se encuentran todos los nutrientes que el bebé necesita durante este periodo, estos son:

Grasas: en cada 100 mililitros de leche materna, se encuentran 3.5 gramos de grasa. Este elemento es importante para el desarrollo neurológico del niño. Es por eso que durante el embarazo y el periodo de lactancia se recomienda tener un consumo adecuado de alimentos ricos en DHA, así la madre tendrá reserva para trasmitirle a su hijo este ácido graso.

Una forma práctica de que la madre pueda obtener este nutriente es el consumo de pescados de agua fría como el salmón, la trucha y el atún, así como incluir Nutrioli DHA, un aceite adicionado con DHA, que le ayudará a complementar el aporte de este valioso nutrimento.

Algunas recetas con DHA que podrás preparar durante el periodo de lactancia son Trucha al horno, tacos de carnitas de Atún y Salmón con costra de nueces.

Carbohidratos: el más importante es la lactosa, está presente a un nivel más alto que en otros tipos de leche y es una fuente de energía. Otros carbohidratos presentes son los oligosacáridos que ayudan a combatir infecciones.

Proteínas: la leche materna es rica en proteínas que ayudan a su crecimiento y desarrollo, ayudan a activar el sistema inmunitario. La La beta-lactoglobulina, es una proteína que se encuentra en la leche de vaca y puede provocar intolerancia a la lactosa, pero no se encuentra en la leche materna.

Vitaminas y minerales: durante la lactancia el bebé obtiene la cantidad adecuada de las vitaminas, excepto de la vitamina D, que puede obtener de forma endógena con algunos minutos diarios al sol.

Factores anti-infecciosos: en la leche materna se encuentran factores que ayudan a combatir infecciones como las inmunoglobulinas, los glóbulos blancos, las proteínas del suero o los oligosacáridos.

Factores bioactivos: algunas enzimas como la lipasa, que ayuda a la digestión de la grasa en el intestino delgado.

Tipos de lactancia materna

Existen tres tipos definidos de lactancia que las madres pueden ir adoptando conforme el bebé va creciendo o respecto a sus necesidades.

– Lactancia exclusiva: es cuando el bebé se alimenta exclusivamente de leche materna. Este es el tipo de lactancia que la OMS recomienda durante los primeros 6 meses de vida.

– Lactancia complementaria: es cuando además de la leche materna, el bebé se alimenta de papillas o alimentos semisólidos. De acuerdo con la OMS este tipo de lactancia puede implementarse a partir de los 6 meses y debe procurarse que los alimentos que se incluyan en la dieta sean altos en nutrientes y variados.

– Lactancia parcial: se refiere a la incorporación de leches infantiles en biberón, sobre todo anticólicos, para atender las necesidades nutrimentales de bebé.

Claves para una lactancia materna exitosa

– Poner al bebé al pecho en cuanto nazca: amamantar al bebé si es posible en la primera media hora o unas pocas horas después de que haya nacido ayudará a que la leche suba más rápido gracias a la estimulación que hará el bebé al succionar, además ayudará a la contracción del útero después del parto.

– Ayuda a tu bebé a tener un buen agarre, acércalo a tu pecho, comprueba que la posición del bebé sea la correcta (cabeza, cuello y columna alineados, que no estén torcidos), con el mentón hacia arriba, puedes apoyarte de algún cojín, y en caso de ser necesario pide ayuda a alguna enfermera, quien te orientará de como hacerlo.

– Tener mucha paciencia: cada mamá y bebé viven este proceso de forma única. La paciencia será una de las claves más importantes para una lactancia exitosa, recuerda que estás aprendiendo y no te rindas si algo no resulta como esperabas.

– Alimentar a demanda: se trata de amamantar cada que el bebé lo pida, sin horarios. Poco a poco el bebé establecerá su propio ritmo con intervalos regulares. A veces el bebé, aunque recién haya comido tendrá la necesidad de sentirse cerca de tu pecho, recuerda que no solo es un medio para alimentarlo también es un medio para dar consuelo y cercanía.

– Evita usar chupete o biberones: por lo menos hasta que la lactancia materna haya quedado establecida, pues la textura y la succión del chupete o biberón es diferente a la del pezón, esto puedo llegar a confundir al bebé.

– La postura es clave: una postura incorrecta al amamantar puede hacer difícil el obtener el alimento al bebé, lo que podría cansarlo y deje de intentarlo. La clave es acercarlo lo más que se pueda al pecho y colocándolo su barriguita frente a la barriga de la mamá, también es importante que la areola mamaria este dentro de la boca del bebé.

– No hay alguna alimentación especial o remedio mágico para que des más leche, la succión del bebé siempre que lo desee será el estimulo para la producción de tu leche. Lo que si te recomiendo es que tengas una alimentación balanceada.

– Estar bien informada es muy importante, existen muchos mitos o mala información que puede llegar a ti por algunas páginas de internet no oficiales o por creencias de familiares, la desinformación puede llevar a dejar a un lado la lactancia materna. Lee, asesórate con profesionales y disfruta junto a tu bebé de la lactancia materna y de esa conexión tan especial.

Recuerda que la lactancia materna es un momento único para cada mamá, confía en tu instinto y en el de tu bebé. Deseamos que este articulo te ayude con algunas de las dudas que este proceso trae consigo.

Comments

comments


Te invitamos a leer estos consejos saludables

Cómo alimentar a tu bebé con el Método Baby Led Weaning

Alimentación saludable

¿Cómo saber si tu peso es el ideal?

Consejos Saludables

Ansiedad en niños, ¿cómo calmarla?

Consejos Saludables

Regreso a clases en la “nueva normalidad”

Consejos Saludables

Importancia del DHA en el aprendizaje infantil

Consejos Saludables

Alimentación para bebés de 0 meses a 2 años

Consejos Saludables


x